domingo, 13 de diciembre de 2015

Travesía Vallina-Nospotentra

Día de la actividad: 28 de noviembre de 2015

Participantes: José Manuel, Yolanda, David, José Luis, Miguel y Lluis

Apurando el año espeleológico decidimos realizar de nuevo esta travesía, los socios más veteranos de Espeleo-Romeros ya la conocían, aunque eran muchos los años que habían pasado y por tanto de interés para todos los asistentes a esta actividad. 

Las coordenadas introducidas en el GPS y la ayuda informativa de un par de lugareños que encontramos entregados a sus quehaceres ganaderos, nos llevaron a la boca de Vallina casi del tirón y en poco tiempo. Está cerca de una pista, hay un hito que señala la senda de bajada a la boca y es fácil seguir la traza del sendero que allí te lleva.

Boca de entrada a Vallina, fácil de encontrar

La boca de entrada es amplia, iniciándose la cueva con una corta galería descendente que al poco y en su fondo, se convierte en una gatera que puede estar parcialmente sifonada. Allí mismo hay un bidón abierto y un par de esponjas para las labores de achique, por si ello fuera necesario.

Nosotros nos la encontramos llena de agua, coincidió una semana lluviosa y un hilillo pequeño pero continuo de agua la estaba alimentando, a ritmo superior al de nuestra capacidad de vaciado. Por tanto, hubo que trabajar en equipo y hacer un desvío provisional del agua que se escurría gatera adentro.

Convertidos en espeleoingenieros, tres se metieron dentro de la gatera a achicar con el bidón y una de las esponjas, en cadena humana, vaciando el agua del sifón. Los de fuera nos organizamos en tres tareas: hacer y recrecer un dique para desviar el agua a una charca aledaña; vaciar constantemente con la otra esponja el vaso más pequeño de uno de los charcos de contención, llevando el agua a la charca más grande; y aportar materiales de préstamo (una arcilla arenosa estupenda de un lateral de la boca de la cueva), para la construcción y recrecido de los diques.



Achique de la gatera sifonada, con paciencia y tesón

Tras cerca de una hora de trabajo sin descanso conseguimos secar la gatera, con tiempo suficiente para pasar los 6 e irnos esperando en la cabecera del primer pozo. Cuando llegó el último detrás de él vino el agua, que volvió a inundar la gatera mientras esperábamos para ir bajando el primer pozo, que se encuentra tras superar la gatera en cuestión y un corto laminador.

La cabecera del pozo (p10) tiene un pasamanos montado de doble cuerda, pero llegados al pozo, hay que montar tu propia cuerda para descenderlo.

Cabecera del p10, montando la cuerda de bajada

Cabecera del p10, bajando con tranquilidad

Hay que decir que este pozo sencillo inspiró a nuestro compañero José Manuel a experimentar con sus cacharros de seguridad adicional, pero no funcionaron como se esperaba, lo cual se tradujo en que llegado a la base del pozo y como conclusión personal y colectiva, el aparato se fue al fondo de la saca para el resto de la cueva...

Bajada del p10

Bajado el pozo se llega a la galería Vallina, de grandes dimensiones. El suelo está en su inicio tapizado por un suelo arcilloso con marcadas huellas de retracción al secado, cuarteado en grandes placas pentagonales, lo cual pone de manifiesto la acumulación temporal de agua en épocas de lluvia.

El avance por la galería Vallina se hace por tramos cómodos y otros algo menos, en zonas a través de un caos de bloques que no tiene pérdida. Hay un sencillo destrepe con una cuerda de nudos y luego se sube por la derecha a lo alto de la galería, por una rampa fácil que te deja en un balcón con buenas perspectivas de la galería, tan buenas que nuestro compañero David cayó sin mayores consecuencias al suelo con la pierna encajada en un hueco en el que no reparó, por admirar y filmar las vistas de Vallina.

Sencillo destrepe por cuerda de nudos

Galería Vallina (zona de Sunday Stomps)

A partir de este punto la galería se ha bautizado como Sunday Stomps por los ingleses, y al final se llega a la zona Glitter Run, un ensanche con charcas tapizadas de brillantes concreciones y un sumidero, que se tragaba el agua que se descolgaba de unas finas chorreras que bajaban del techo por los laterales.


Luces y brillos en Glitter Run

Aquí caben dos opciones para avanzar, un pozo de 25m que se utiliza hoy día para bajar a la galería Chunnel o dos pozos de 12 y 18m respectivamente, que es la ruta utilizada actualmente para la travesía Nospotentra, continuando por la galería La Unió.

Como nuestro objetivo era continuar con la travesía seguimos tras la zona Glitter Run de frente, buscando la cabecera del primero de los pozos, el p12, que en realidad lo separa del siguiente (p18) una simple repisa.

La cabecera del primero de los pozos tiene un pasamanos de acercamiento y una posterior bajada vertical, ambas instaladas. La segunda cuerda llega justa a una repisa cómoda, que con un corto pasamanos, te sitúa en la cabecera del segundo pozo de bajada, con una cuerda que en su tramo final volado chicleaba bastante.

Cabecera de p12, preparados para bajar

Cabecera de p12 bajando

Cabecera de p18
Bajando el p18

A partir de este punto continuamos por la galería La Unió, que te obliga en zonas a agacharte y ladearte, aunque no se hace estrecha en ningún punto.

Arranque de la galería La Unió bajado ya el p18

Galería La Unió

Finalmente pasamos bajo un enorme bloque desprendido y atascado casi en el fondo de la galería, tras el cual bajamos por una rampa arenosa. A la derecha de esta agradable playa inclinada está la cabecera del último pozo de la travesía (p13), a la que se accede tras una corta trepada.

Este último pozo no tiene cuerda puesta, si hay un desviador preparado que te obliga a rotar la posición de bajada.

Bajando el último pozo (p13), en la zona del desviador

Llegados todos a la base del mismo, nos liberamos de los aparatos y nos alimentamos con picoteos varios, alguno más hambriento incluso echó abajo una lata de puerca (magro de cerdo).

A partir de este punto hay que andar pendiente de las balizas buscando la salida por Nospotentra. Comenzaron a aparecer formaciones más interesantes y más bonitas, laminadores de fácil avance.


Formaciones en la zona final, cercana a la salida Nospotentra

Finalmente llegamos a la salida Nospotentra, una gatera vertical abierta de forma artificial, estrecha pero fácil de pasar.

Emboquillando la salida por la gatera artificial Nospotentra

Salimos con luz, lo cual ayudó ya que hay que subir ladera arriba por una zona vegetada y sin una única senda. El GPS nos fue llevando a las coordenadas del coche, de forma que en poco rato llegamos a podernos cambiar y a casita, a por los merecidos premios que acompañan los finales de cueva.

Salida al exterior por Nospotentra, fin de la travesía

Texto y fotos por Lluis

Si quieres ver un vídeo preparado por Miguel, pincha el enlace: