jueves, 25 de junio de 2015

Travesía Coterón - Reñada Junio 2015

                

Participantes: David, Yolanda, José Manuel, José Luís  y Miguel
Dia: Despejado y  Soleado


Después de desayunar en casa de José Manuel en Ogarrio, nos dirigimos hacia Matienzo dejando al equipo B en casa que saldrían más tarde para hacer una visita a la Cueva del Valle.

Primeramente dejamos un coche al lado de la carretera frente al camino que va hasta la boca del Cuvío de la Reñada, allí pasamos todo el material a la Furgo de José  Manuel y nos fuimos los 5 hasta el sitio más cercano de la boca de Coterón, que resultó ser una casa Vaquería que recordábamos José Manuel y Yo aunque hubiera pasado ya 9 años de haber hecho la travesía y nos quedaran ya vagos recuerdos.


Vista del Valle de Matienzo desde la Boca de Coterón
Aprovechamos que estaba allí el dueño de la vaquería para preguntarle donde se encontraba la boca ya que aunque llevábamos las coordenadas y GPS ya tenemos la experiencia de que algunas veces no coinciden y te vuelves loco para encontrarla.

Boca de Entrada

Montando un Pasamanos Recuperable

Montando la Cabecera del P-52
Después de indicarnos más o menos donde se encontraba la boca de entrada, nos vestimos de romanos y para arriba. En este caso  las coordenadas no coincidían para nada por lo que tuvimos que improvisar y patear más de la cuenta, hasta que la encontramos tras una especie de pirámide de caliza con un hito de piedras en la punta que rodeándola se encontraba la boca de Coterón.

Aprovechamos para hidratarnos y picar un poco de fiambre antes de ponernos manos a la obra y sin más dilación, después de ver como están montados los anclajes en la rampa de entrada y al no haber cuerda instalada, decido montar un pasamanos en doble con un trozo de cuerda, para que el último en este caso José Luís lo pudiera recoger. La cabecera está montada con 3 placas y maillones de acero de 10mm, yo utilizo solo dos y también aprovecho el desviador que hay montado en la pared contraria un poco más abajo para después colocar las dos cuerdas que llevaba, una de 52M de 10mm y otra para recoger de 65M de 8,5mm, como no sabía si la cuerda de 52 me llegaba hasta el final decidí bajar en doble utilizando un ocho.

Según bajaba el pozo pude comprobar que llegaba perfectamente la cuerda de 52M por lo que les di vía libre a mis compañeros para que bajaran por ella con el descensor.

Tramo volado del P-52

Vista desde abajo de P-52
Después de bajar todos sin problemas excepto José Manuel,  que al estrenar descensor  tuvo dificultades para que deslizara la cuerda perfectamente y necesitó algo más de tiempo para bajar.


Recogimos las cuerdas y emprendimos el camino por las magníficas galerías de Coterón  entrando por una gran puerta que nos da la bienvenida.

David en la puerta de entrada a las Galerías de Coterón
 
Admirando las dimensiones de la galería


Descendemos por una gran galería con cuidado ya que tiene el suelo con barro resbaladizo que nuestro amigo David pudo comprobar aterrizando sobre sus duras nalgas nada más empezar, y digo duras, porque durante la travesía creo recordar que aterrizó en 4 ó 5 ocasiones más y no se quejó demasiado (es duro de pelar).

Atravesamos un gran gour y dejamos una gran galería a nuestra derecha continuando  por un caos de bloques que nos obliga a trepar un poco y seguimos la galería  hasta dar a una gran sala donde se encuentra el  pozo de 13M que está perfectamente instalado y tiene varios fraccionamientos hasta llegar abajo del pozo terminando en rampa. 

Seguimos descendiendo hasta un agujero donde hay una cuerda con nudos para bajar un pequeño resalte  que nos lleva a la gran sala  con suelo arenoso al Borde del Mundo, donde se puede ver su gran pozo de 35M.


Sala con suelo de arena al Borde del Mundo
Rodeamos por la izquierda y seguimos por una gran galería bastante cómoda que tiene bastantes sedimentos; como está marcado con hitos y reflectantes nos dedicamos a seguirlos, un giro a la izquierda, otro a la derecha nos va llevando hasta la curiosa galería bastante rectilinia llamada Galería entre dos Mundos, una galería que da la sensación de estar escavada en la roca caliza como si se tratara de una galería de mina con el suelo lleno de sedimentos.

Un gran hito nos marca el camino a la derecha donde después de una corta trepada llegamos a la galería descendente del pozo de 69M, donde encontramos  un  pasamanos de acercamiento a la cabecera en el lado izquierdo y donde podemos oír el ruido del agua que cae por el pozo.

Sin más dilación compruebo el estado de las cuerdas y para abajo. La cuerda que hay montada es bastante gruesa y está hinchada por la humedad, por lo que cuesta meterla en el descensor, y los primeros metros la cuerda corre bastante mal, lo que hizo que nuestro amigo José Manuel tuviera serios problemas para bajar con su descensor nuevo. Con bastante esfuerzo al final bajó el primer tramo del pozo, ya en el segundo hay otra cuerda montada más fina que nos permitió a todos bajar mejor.

David bajando la parte final del P-69
Buscamos la continuación por un paso estrecho que nos lleva a una sala que superamos y una flecha nos indica bajar por un agujero no muy estrecho destrepando donde coloco una cuerda en doble anclada a un bloque para no arriesgar el destrepe.

Llegamos a la galería del río de la zona de la Reñada donde avanzamos por su cauce dejando a mano izquierda la comunicación con el ramal de Codisera  y a mano derecha un pequeño lagito de aguas limpias.



Laguito surgencia del río
El agua del cauce llena la galería y para no mojarnos subimos por una zona superior del río y continuamos hasta el Castle Hall, donde la galería del río se va cerrando y hay que trepar por la izquierda hasta coger altura y encontrar la galería superior que nos llevará por una zona  entretenida con  algunos pasamanos, zonas desfondadas, destrepes, trepadas, etc.  que nos dan bastante vidilla.

Yolanda y David en la galería alta después de subir el
Castle Hall
Después de pasar esta zona se continua ahora si, por una cómoda galería bastante pisada con algún zig zag hasta la sala derribada que nos da una tregua, empezamos a ver ya unas formaciones como antesala al denominado  Cañón de la Sangre, la zona más concrecionada de la travesía, donde aprovechamos para hacer algunas fotos como si de turistas se tratara, aunque con los monos llenos de barro la verdad es que no dábamos el perfil. Sus bonitas formaciones con coloridos rojos de algún componente  ferroso nos hizo disfrutar por unos instantes  para después afrontar las dos partes  más desagradables de la cueva el famoso “ Duck y  la zona del barro”.



Cañón de la Sangre


Bonitas formaciones


¿Cual es el Monje rojo ? 
Primeramente atravesamos el Duck donde al ser un laminador con agua, te obliga a mojarte, que la verdad aunque incómodo pasamos todos sin dudar, sin embargo la zona que más nos hinchó fue la siguientes galerías en las que parecía una pista americana, empezando con una trepada resbaladiza seguida de una rampa ascendente,  un paso estrecho que nos deposita en un gran barrizal y así se continua por la galería del barro que te va cargando y donde debes tener cuidado para no dejarte clavadas las botas.  Unos reflectantes te indican que trepes y después de la trepada encontramos una cuerda en fijo para bajar un tobogán resbaladizo que nos lleva un poco más adelante al agujero soplador, una gatera que tiene, como casi siempre, algo de agua.

Saliendo con buena cara del agujero soplador


Después del agujero soplador encontramos un lago que pasamos con el agua casi hasta las partes nobles, para subir por una rampa pronunciada donde al final está la boca  de la Reñada.

Cruzando el lago anterior a la rampa de salida
Como resumen podemos decir que disfrutamos bastante en esta travesía que está bien balizada aunque algunas veces puedas despistarte en algún sitio; de nivel técnico muy asequible aunque tenga dos pozos de gran tirada, lo más incómodo fueron el Duck y la zona del barro, y lo más bonito el cañón de la Sangre.

Nuestros debutantes David y Yolanda también disfrutaron y sacaron buena nota para ser su primera travesía al igual que José Luís que tampoco la conocía y también la disfrutó y por último José Manuel y Yo, que ya la conocíamos, para José que tuvo problemas para bajar los dos pozos terminó bastante cansado debido sobre todo al estrés y el mal rollo con las cuerdas y su nuevo descensor y Yo que como siempre disfruté como un enano.


Los videos resumen en los podéis ver pinchando en los siguientes enlaces: https://youtu.be/MrUWBmvMYpc editado por Miguel
https://www.youtube.com/watch?v=D63JQkjH5Sw&feature=youtu.be editado por David y https://youtu.be/pNFJodaENpw editado por José Manuel







domingo, 14 de junio de 2015

Cueva de La Bruja

Participantes: Diana, Yolanda, David, Quique y Luis
Fecha de la actividad: 30 de mayo de 2015

Decidimos en mayo acercarnos a la cueva de La Bruja, no era la primera vez sin embargo, sólo uno de los socios del grupo que íbamos había estado ya en otra ocasión, de modo que para el resto era una cueva nueva, cercana a Madrid, sencilla y de obligada visita por las facilidades que conlleva el corto desplazamiento al lugar, si bien es pequeña, está poco concrecionada y se ve en poco rato.

Se localiza entre Valdepeñas de la Sierra y Alpedrete de la Sierra (Guadalajara), en una zona que estando cercana a Madrid permanece relativamente olvidada e ignorada por los madrileños. El acceso a la boca es sencillo, se llega desde Alpedrete de la Sierra siguiendo una pista que sube a un cerro en el que se erigen las antenas de telefonía de la localidad, luego hay que bajar un poco por la ladera hasta encontrar agazapada y de espaldas a la vista, su pequeña boca de entrada.

Boca de entrada a la cueva

La cueva se divide en tres niveles descendentes, ya que toda la estructura está determinada por el buzamiento de las capas calizas, de unos 40 a 45º, de modo que los tres pisos se desarrollan a favor de este condicionante geoestructural por el que ha progresado la karstificación que ha generado la cueva.

Hay dos formas de verla, utilizando cuerda (30m) y bajando por una rampa que desde el nivel superior permite llegar al segundo y luego al tercer piso, o a través de pasos más vericuéticos que van conectando también del piso primero al segundo y/o al tercero. En cualquiera de los casos, la cueva en su fondo está conectada, por lo que también puede hacerse un circuito circular con bajada por la rampa y vuelta por los distintos niveles hasta salir por el nivel superior, o viceversa... si hay cuerda para subir.

La entrada estrecha pero corta te lleva a la Sala Grande en el Primer Piso. Por la derecha fuimos bajando y contorneando dicha sala hasta llegar a la rampa descendente de conexión con los niveles inferiores. Para bajar esta rampa se requiere cuerda como mínimo, otra cosa es enganchar los aparatos, no son imprescindibles y se puede descender agarrado a la cuerda a brazo. 

Columna de amarre de la cuerda en cabecera de la rampa.
Hay otras columnas más abajo para fraccionar la cuerda.
Sala Grande

Nosotros decidimos regresarnos sala arriba para encontrar cerca del vestíbulo de entrada una gatera que te lleva al Altar, una piedra plana en forma de mesa que tiene bien merecido este nombre. Ahí tienes dos posibilidades, bajar directamente al Tercer Nivel por una gatera estrecha o descender al Segundo Nivel por un paso más cómodo, poco antes del Altar. 

Decidimos hacer lo segundo, bajando a través del Túnel Triangular. Los murciélagos revoloteaban de vez en cuando sobre nuestras cabezas, en rápidos y precisos vuelos que apenas permitían verlos a veces.

Llegados a la parte más baja de este nivel accedimos al fondo de la cueva echando una cuerda y bajando a pulso por el final de la rampa principal. Allí pudimos observar algunos espeleotemas, muchos cercenados y amputados por la codicia ignorante de gente sin conocimiento, sin escrúpulos, carente de respeto y sensibilidad al medio natural. No creemos que fueran las brujas, quizás sus cabrones...

Corral de los Fantasmillas en el Segundo Piso

Atando cuerda para bajar al Tercer Piso o fondo de la cueva

Bajando al fondo de la cueva

Desde el fondo se puede regresar por el Tercer Piso, a través de la Sala del Tesoro y de la Galería de los Bloques, nosotros por el contrario decidimos ascender a la Sala Grande por el paso "donde Jim se dejó el botón", en el Corral de los Fantasmas, a pulso el primero y con la ayuda de una cuerda los siguientes, aquellos que quisieron, que alguno prefirió traccionarse a brazo y pierna ignorando la cuerda y el botón de Jim. 

Subiendo el paso "donde Jim se dejó el botón"

Desde allí y por la Sala Grande fuimos subiendo camino de la salida de la cueva, para llegar a Valdepeñas de la Sierra a tiempo de saborear unas cervezas fresquitas en la plaza del pueblo antes de comer.

Saliendo por la Sala Grande

Salida exitosa. Ahora unas cervecitas...


Fotos y texto de Luis

Si quieres ver un video hecho por David, pincha este enlace
https://youtu.be/vJeUL-oak8c