viernes, 15 de mayo de 2015

Coventosa

Fecha de la actividad: 18 de abril
Participantes: Diana, Yolanda, Quique, José Manuel, José Luis, David, Miguel y Lluis

Tras el chasco de Calleja-Rebollo pusimos rumbo a Coventosa, cueva repetidas veces visitada por ADER pero que no deja de ser una de las catedrales de la espeleología cántabra, un clásico digno de ser conocido por los socios que aún no habían estado.

El acceso a la cueva es sencillo, cercano y cómodo. Bastante tiempo y energía habíamos perdido anteriormente, por lo que era la cueva perfecta para llevarnos un buen recuerdo del fin de semana en Cantabria y enderezar el fracaso de Calleja-Rebollo.

La boca de entrada es amplia y llegar a la primara rampa descendente es fácil, no entraña dificultad alguna. Ya allí es necesario bajar con aparatos, hay una escala permanente pero mejor es echar una cuerda para superar este desnivel con seguridad y mayor comodidad.

Boca de entrada a Coventosa, preparados y con alegría

Rampa descendente inicial. Miguel en plena bajada, tanteando el camino

Turno de Diana, bajando la misma rampa

Bajado este primer obstáculo nos dirigimos a la Sala de los Fantasmas, a la izquierda, lo cual conlleva un descenso progresivo hasta llegar a un gran espacio repleto de formaciones que, más que miedo, inducen un efecto balsámico, de admiración, disfrutamos contemplando un bosque de estalagmitas grandes, blanquecinas, con aspecto realmente fantasmagórico. La belleza de esta sala bien merece la fama de esta cueva, y el buen estado de conservación en general sorprende, dado lo fácil que es acceder a esta sala. Rogamos sigamos todos preservando la belleza y conservación de este lugar.

Sala de los Fantasmas

Sala de los Fantasmas. Virgen con niño observada por Lluis

Grupo en la Sala de los Fantasmas, cerca del final

Sala de los Fantasmas

La imaginación se recrea con facilidad buscando paralelismos entre los espeleotemas y las Vírgenes con niños, los pulpos, las medusas... y tantas otras clásicas asociaciones morfológicas con personas, animales y objetos. 

Sala de los Fantasmas. Quique hacia el lago final
Sala de los Fantasmas

La ruta sigue descendiendo entre decenas de formaciones, además de los numerosos espectros que dan nombre a la sala. Al final la zona termina en una zona inundada con un pequeño lago que incrementa aún más la belleza con los reflejos de las formaciones existentes.

Lago al final de la Sala de los Fantasmas

Lago en la sala de los Fantasmas

Llegados a este punto, algunos alimentaron también las necesidades del cuerpo con un ligero y breve picoteo restaurador.

Retomamos el camino de regreso para dirigirnos y acercarnos hacia El Gran Cañón, puente de conexión con la Sima de Cueto... de haber tenido tiempo, que no era nuestro caso.

Nuestro objetivo era llegar al menos a Los Gours, para lo cual hay que llegarse a la Sala Declive, una gatera descendente que acaba transformándose en una rampa fácil y hasta divertida de bajar. Superada ésta, hay que sortear un par de pasamanos, el primero de ellos instalado con cable de acero y el segundo algo más complicado, con algún pequeño resalteo que te lleva hasta el primero de los lagos o Gours.

Gatera inicial del descenso Declive. José Manuel tomando posiciones para dejarse escurrir

Bajando por el descenso Declive, poco antes de poder levantar cabeza

Pasamanos inicial hacia Los Gours, con cable de acero

Yolanda bajando resalte tras el segundo pasamanos. ya se escucha el río

Allí coincidimos con otro grupo pequeño con el que compartimos la belleza de aquel lugar, que no es más que una poza inundada que marca el nivel freático de la cueva. El agua es de un bello color turquesa, con apetitosa y traicionera invitación a un baño gélido para quien pique. De fondo se escucha claramente el río que se dirige a través del Gran Cañón a los tres lagos de la travesía con la sima Cueto.

Primer pequeño lago, de gran belleza

Los Gours, primer pequeño lago bajo la atenta mirada de Miguel. ¿Un bañito?

Llegados a este punto, algunos continuaron poco más río abajo hasta llegar a otra zona que hacía impracticable el avance sin mojarse, para lo que no veníamos preparados. Dimos entonces marcha atrás deshaciendo el camino hasta salir contentos y satisfechos de haber reconducido el día, que empezó con intenciones bien distintas en lo que a la cueva se refiere.

David subiendo el Declive, camino de la salida de Coventosa

Rampa de salida, por la cuerda... mejor que por la escala.

Salida de la cueva Coventosa

Si quieres ver unos vídeos de la actividad, pincha en los siguientes enlaces:

https://youtu.be/tJw6aKem_1M (vídeo y montaje de Miguel)

https://www.youtube.com/watch?v=TfACmWq5A_Q&feature=youtu.be (vídeo y montaje de José Manuel)


Texto y fotos: Lluis


No hay comentarios: