jueves, 27 de noviembre de 2014

Cueva del Mazo 2 - 2014


 Esta cavidad está muy cerca de la otra cueva del Mazo  y que hemos denominado como cueva del Mazo 2 para diferenciarla.

Estaba pendiente de visitar desde que un vecino de Ogarrio nos indicó donde estaba la boca de la cueva, ya que de no haber sido así es bastante difícil encontrarla por tratarse de una boca bastante estrecha y estar bastante oculta.

Compruebo si podemos entrar pero antes coloco una cuerda en un arból ya que después del ventanal estrecho de su entrada hay una pequeña rampa que va a dar a un pozo vertical.

Después de entrar en la posición adecuada y sin aparatos voy comprobando las condiciones del pozo para ir colocando la cuerda de la mejor forma posible para que no roce, ya que no hay montado ningún sptiz.

Colocamos un antiroce en la rampa de entrada y más abajo un desviador con una cinta y mosquetón en anclaje natural para bajar el pozo que tiene  unos 9 metros aprox.

Una vez en la base del pozo donde podemos ver todo tipo de basura sacos plásticos botellas una segunda rueda de carretilla ya que la primera la encontramos en un lado de la rampa de entrada, le doy el libre a José Luís  y procedemos a explorar la zona de la derecha según bajamos donde se puede oir el agua correr.

Después del pozo de entrada la galería que encontramos es en forma de diaclasa descendente donde se puede apreciar la fuerza del agua como  ha ido esculpiendo la caliza rompiendo y haciendo en algunos sitios grandes surcos.
Galería descendente erosionada por el agua con algunas formaciones
 

Nos vamos por la zona de la derecha según bajamos donde oímos correr el agua, pasamos por una zona de techo bajo donde en el suelo hay esculpidas por el agua unas finas y bonitas marmitas.
Curiosas Marmitas
 

Salimos a una zona más ancha  donde vemos un laminador bajo y estrecho por donde en  su fondo vemos correr el agua donde se pueden ver restos de botellas de plástico empotradas en grietas que nos dan una idea de la fuerza con que habrá pasado el agua por la cueva estando en carga.

El laminador es bastante estrecho por lo que seguimos por la zona practicable hasta donde encontramos una galería de cantos rodados con algo de agua y más o menos cómoda por la que echamos un vistazo y comprobamos que nos lleva a la zona inferior de la diaclasa del pozo de entrada, por lo que aprovechamos para echar un vistazo y comprobar unas zonas que terminan sifonando la galería.

Volvemos por esa misma galería hacia la zona anterior por donde corre el río y comprobamos una galería estrecha por donde corre el agua que está llena de barro depositado de bastante tiempo incluso a cierta altura donde volvemos a comprobar al nivel que ha debido de llegar el agua para depositar toda esa cantidad de barro y que no habiendo ninguna huella se nota que hace bastante tiempo que no ha entrado nadie por allí.

Seguimos la galería unos metros más, avanzando un tramo ya erguidos  y donde el agua sube un poco su nivel, con más barro en su fondo, hasta que la galería baja el techo y te obliga a meterse agachado con agua al pecho y con mucho cieno depositado, por lo que después de ver José Luís las condiciones decidimos volver hacia la salida y antes de salir buscar alguna continuación que finalmente después de gusanear un rato no encontramos.

Por lo que decidimos volver hacia la salida recogiendo el pozo de entrada y saliendo por su estrecha boca.

La surgencia de la cueva está muy cerca de la parte final a la que hemos llegado, sin poder comprobar si realmente hay espacio para poder salir por ella. A lo mejor llevando la ropa adecuada y entrando en una época más seca se podría intentar comprobar si tiene espacio físico para poder salir por la surgencia.

En este caso queda para otra ocasión.


No hay comentarios: