lunes, 17 de noviembre de 2014

Cueva de las Paules

Participantes: Diana, Quique y Luis

El pasado 11 de octubre vistamos, tras los pertinentes trámites para la obtención del permiso obligatorio, la cueva de Las Paules, en el Monumento Natural Monte Santiago, término de Berberana (Burgos). 

Esta cueva se localiza en un interesante espacio natural, lo cual dio a la excursión el valor añadido que conlleva pasear bajo un hayedo añoso salpicado de dolinas, con curiosos pavimentos calcáreos cuarteados en losas cuadrangulares, a modo de solados naturales. O contemplar lo efímero de los cauces en zonas kársticas, con un arroyo que nace en la surgencia Santiago y desaparece casi de inmediato por un sumidero que se lo engulle íntegramente, retornándolo sin opciones al subsuelo.

Dolinas en el bosque de hayas del Monte Santiago


Además de observar la karstología del lugar, merece también la pena asomarse al mirador del Salto del Nervión o contemplar los restos de las loberas, que recuerda la hostilidad con que se trató a estos animales otrora. 

La cueva en sí no presenta dificultades ni demasiadas posibilidades, es de corto recorrido y salvo la primera parte de la galería principal, es de naturaleza estrecha, con gateras que van a ninguna parte, que se hunden en el freático o que se comunican generando caminos alternativos para los amantes del sufrimiento. En lo que se refiere a formaciones, es simplemente parca.

Ejemplo de gatera

Sin embargo es llamativa su estructura, con numerosos quiebros en ángulo recto fruto de las componentes ortogonales de la fracturación principal, que condicionan de forma muy marcada el desarrollo de la karstificación generada en el macizo margocalcáreo.

La boca de acceso en una torca con rampa descendente, llena de hojas y barrillo. Por comodidad decidimos echar una cuerda sin que ello sea imprescindible ni para bajar ni para subir. Una vez dentro progresamos por la galería principal, observando numerosas gotas de agua bien gorditas adheridas al techo, que daban bonitos brillos al techo rocoso.

Boca de acceso a la cueva

Gotas de agua y diaclasado ortogonal en el techo de la galería principal

Brillos en el techo de la galería principal

Seguimos la galería principal hasta una ramificación ciega al Norte, que hizo del avance un viaje de ida y vuelta. Recuperada la galería principal, a partir de ahí se estrechó hasta que llegamos a la sima VIII, fin de viaje ya que la cueva acaba sifonándose poco más allá.


Salida de la cueva


Texto y fotos de Luis.


No hay comentarios: