martes, 16 de septiembre de 2014

Cueva Cañuela


Participantes: Quique, Alfonso, Diana y Lluis

El pasado día 30 de agosto visitamos la galería oeste de Cañuela, un recorrido apto para los menos expertos, llamativo por las dimensiones del ramal desde su boca hasta el final, que la hace ideal para aquellos que quieren ir con la cabeza bien erguida y detestan las estrecheces.

Llegar a la boca conlleva el esfuerzo de subir ladera arriba y acertar con la canal que constituye la vía de acceso, no dar con ella se traduce en no entrar. Desde la carretera en Bustablado subimos por un camino que cruza un puente y acaba después de bastante ascender en unos prados. Allí comenzamos a subir hacia un farallón calcáreo, sin embargo andábamos errados, de lo cual nos advirtió a grito pelado y desde la carretera una muchacha pastora que en los coches nos había indicado la posición de la cueva. Gracias a su amabilidad y a la potencia de su voz acostumbrada a manejar ganado montañés, nos redirigió hacia la canal atravesando un bosque frondoso. 

Cuando dimos con la canal experimentamos una liberación instantánea del calor de la subida. Un chorro de aire frío descendía por el valle indicando la ruta de ascenso a la boca de la cueva. Subimos por su fuerte pendiente y alcanzamos la entrada, triangular, grande y con neblina interior, por el contraste térmico con el exterior.

Listos para entrar en Cañuela

Entrada a Cañuela

Boca de entrada desde dentro

Puestos los aparatos entramos, ya que en breve nos encontramos con un pasamanos, relativamente largo pero muy cómodo, que sirve para rodear por su izquierda un pozo de unos 12 m.

Pasamanos del P-12
Pasamanos P-12

Superado el paso el camino continua sorteando y saltando bloques de todos los tamaños y antigüedades, algunos con aristas limpias y cortantes que indican haberse caído en tiempos recientes o muy recientes. La galería presenta escasas o ninguna formación, una colada de vez en cuando, alguna estalactita pequeña y poco más.

Posteriormente se llega al pozo del Arca, en el que cuerda arriba se accede al gran desarrollo meridional de Cañuela, sin embargo, nuestros planes eran continuar cañón oeste hasta el final y así lo hicimos. El camino se hizo más húmedo, empezaron a aparecer charcos, goteos y babeos de agua por las paredes. Pequeños destrepes, algún resaltillo y mucho bloque. Las formaciones fueron en aumento, tanto en tamaño como en cantidad, sin llegar a ser nada del otro jueves. La parte interesante en cuanto a formaciones está en la otra parte de la cueva.

Grupo de estalactitas y formaciones en coliflor

Formaciones estalactíticas

Colada de grandes dimensiones

Finalmente llegamos al final, el Belén, lugar así llamado por la presencia de un Nacimiento de figuritas de plástico y arcilla llevadas allí dentro por entusiastas de la Navidad. 

El Portal de Belén

En esta zona hay alguna columna grande, de hecho hay dos bien hermosas y unas cuantas estalactitas y alguna bandera, parcialmente rotas en zonas.


Bonita columna en El Belén
Columnas en la sala del Belén

Tras un descanso en el Belén deshicimos la ruta por el mismo camino, saliendo de la cueva sobre las tres de la tarde.

Camino a la boca de salida
Caminando hacia la salida
Boca triangular de Cañuela

TEXTO y FOTOS: Lluis


No hay comentarios: