domingo, 28 de abril de 2013

Cueva Fresca

Climatología: frío y granizo
Participantes: Jose Manuel, Alfonso, Miguel, Luís, Diego (Espéleoleganés), Diana, Kike y David.

El plan inicial era hacer la travesía de Torca Fría-Cueva del Lobo, Miguel, Diego y yo; y Cueva del Lobo el resto del grupo. Pero llegados al lugar, estaba nevado y nevando, tiempo invernal pese a estar a finales de Abril, de modo que consideramos un plan alternativo valorando las circunstancias.
Para bajar un poco las temperaturas cambiamos la Torca Fría por una simplemente Fresca, y descendimos de nuevo el valle del Asón hasta las casucas.

Ascendimos hasta la boca por la ruta de Diego, que había estado recientemente en la cueva, amenizados por rachas intermitentes de llovizna y granizo.

Como primer plato, nos escurrimos por los laminadores inmediatos a la entrada, por los que soplaba una fresca corriente de aire que daría nombre a la cueva, pues por lo demás, las cavernas recorridas no fueron especialmente frescas.

Tras ascender y descender un resaltillo montado con una cuerda de nudos, aterrizamos junto a una lagunilla con coladas y el comienzo de la gran galería principal que seguiremos, por espacios de altos techos y suelos embarrados y resbaladizos, con ocasionales gours y duchas. Y con ocasionales resbalones y piñazos.


En la zona denominada Bloque 64, arrimados a la pared derecha, la ruta se estrecha y discurre al borde de algunas caídas que son aseguradas por un largo trazado de pasamanos.

Al otro lado, una bifurcación que puede llevar a confusión. Hay que seguir recto desestimando un ramal a mano izquierda ascendente, más adelante girar momentáneamente 90 grados a la izquierda, ignorando un ramal muy descendente a la derecha, y de nuevo enderezar el rumbo para progresar por un tunelillo de barro pringoso atrapabotas por el que descendía una corriente de agua.
El cénit es la Fuente de los Macarrones, una ducha con algunos colgajos, más allá de la cual el arroyuelo corre en sentido contrario, ahora en el de la marcha.

El túnel que seguimos se abre y vuelve a cerrarse más adelante, hasta que es cortado por un primer pozo, "El tracastín", que se salva en un periquete con un pasamanos.
Y unos pasos más allá una nueva depresión corta el túnel que seguimos.

Aquí está montado un pasamanos más largo bautizado como "la Vira de la Araña". Antes de cruzarlo dejamos montada una cuerda al borde de la caída, de unos 10 metros, pues pensamos regresar más tarde desde abajo.

Salvado el paso, siguiendo el túnel y ascendiendo hacia la derecha se halla una gran estalagmita y un mirador excepcional para contemplar a los que están en proceso de cruzar el pasamanos anteriormente citado, colgados cual arácnidos.

Pero hemos de regresar sobre nuestros pasos un poco, sin descender, para continuar el recorrido, arrimándonos a la pared derecha de esta gran galería, la 5ª Avenida, y alcanzamos la enorme Sala Rabelais, donde el agua espolvoreada por una caída de agua reduce la visibilidad, y convierte los haces de las luces en espadas láser.

Aquí nos detenemos a picar algo, al borde de la cornisa.

Retomamos la marcha girando 90 grados hacia la izquierda respecto a la dirección que llevábamos descendiendo rápidamente hasta un fondo obstruído y con algunos pasos meandriformes que barajamos mientras Miguel trata de recordar por dónde era.
Finalmente ascendemos por un amplio túnel de gran pendiente que salía a mano izquierda... todos menos Kike que cree recordar que es de frente, y asciende por la misma galería que llevábamos, arrimado a la izquierda.

Arriba nos reencontramos, bajo las bóvedas de cañón de roja arcilla del comienzo del Cañón Rojo.
Finalmente el camino de Kike resultó ser el mejor, teniendo los demás que avanzar en paralelo a él y descender más adelante hacia la parte baja. Allí nos metemos por un caos de bloques, y nuevamente surge una divergencia sobre la ruta a tomar: algunos se introducen por una estrecha gatera descendente a mano izquierda, pasando algo de apuro, y otros se cuelan por la derecha destrepando unos sencillos resaltes.

Hacia la derecha continúa el Cañón Rojo, pero nosotros nos tiramos hacia la izquierda, por una bajada de gran pendiente señalizada con un reflectante, y desde la que se puede observar a los que optaron por la ruta de la gatera viéndoselas al filo de un estrecho puente que es el dintel del arquillo bajo el que acabamos de pasar.

Al llegar al fondo, el túnel continúa horizontal y un poco más adelante se comprime obligando a realizar una pequeña trepada contrapared, ayudándonos para nos escurrirnos del relieve de una de las paredes, forrada de formaciones de precipitación.

Pasada la estrechez, las dimensiones del túnel se vuelven gigantescas, ascendemos una colina y la descendemos a mano derecha, para continuar en recto por el gran espacio.

Si continuáramos recto, engancharíamos de nuevo con la 5ª Avenida y cerraríamos el recorrido, pero para aprovechar la cuerda que habíamos arrojado, antes de que eso ocurra, trepamos a mano derecha y hacia atrás por un montículo señalizado con una flecha y montado con una cuerda de nudos de ayuda un poco más arriba.

En lo alto descendemos por una cuerda montada, y nos escurrimos por un estrecho tunelillo para desembocar, previo resalte montado con cuerda, en una nueva galería grande que nos llevará, tomando a mano izquierda y ascendiendo unas empinadas rampas de bloques sueltos, a la altura del fondo del paso de la Araña, donde nos espera la cuerda para cerrar el recorrido.
Aquí Diana pasó algo de apuro, al ser novata, y no ser ésta la cavidad ni la ruta que estaban planeadas que hiciera inicialmente.


Recorrido superpuesto a la topo de Isidoro Ortiz
rampas resbalosas

formaciones murales

pasamanos del Bloque 64

formaciones en la 5ª Avenida

Gran estalagmita en la 5ª Avenida

Inspiración de H.R. Giger

ola ke ase
en el pasamanos del Bloque 64

galerías próximas a la fuente de los Macarrones

descendiendo el último tramo del pasamanos de la Araña

último tramo del pasamanos de la Araña

en el pasamanos de la Araña

el corto pasamanos del Tracastín

al otro lado del pasamanos de la Araña

estrechez previa a las galerías del Gran Atajo

laminador descendente como alternativa a destrepe de resaltes

Pequeño resalte montado con cuerda

pasamanos del Bloque 64

Ascendiendo hacia la galería superior de la encrucijada de la Araña

Ascendiendo hacia la galería superior de la encrucijada de la Araña

1 comentario:

Ara dijo...

Aunque los planes se vieron truncados por el tiempecito invernal, parece que valió mucho la pena lo que habéis visto.