domingo, 28 de octubre de 2007

Cueva de los Chorros

fecha: 26,27 y 28 de Octubre de 2007
participantes: Jose Manuel, Luís, Alfonso y Miguel Ángel.

Estábamos de nuevo preparándonos en la pradera al pié de la cueva de los Chorros. Esta vez parecía que íbamos a poder entrar, no como el año anterior en el que, después de solicitar el permiso pertinente, la climatología nos hizo desistir tras llegar a la boca y ver la gran cantidad de agua que salía por ella.

Subimos por el camino que nos llevó hasta la boca, el nivel de agua era esta vez el adecuado para poder hacer la visita con total seguridad.
En esta ocasión entramos Luís, Alfonso, Jose Manuel y Yo. La idea era visitar la cueva hasta el sifón Vera, para lo cual llevábamos preparados en las sacas los neoprenos.
Después de hacer unas fotos de la entrada nos dirijimos por la galería principal y pasamos la cornisa de la cascada Rosa, subimos por el Paso de la Pértiga que estaba montado con cuerda en fijo y cuyos anclajes estaban en perfecto estado, atravesamos por la cornisa superior que da a las galerías fósiles, y seguimos hasta dar otra vez al río. Continuamos la galería principal, subimos el paso de los cordinos - que en esta ocasión estaba montado con un largo pasamanos no demasiado bien realizado ya que algún tramo era bastante expuesto- que después sube en vertical por cuerda hasta las galerías fósiles que hay en la parte alta del río.

La última vez que estuve en esta cueva fue hace ya unos 14 años aprox., y a la hora de avanzar y encontrar los pasos para llegar al Lago Verde dudé en bastantes ocasiones, pero al final pudimos llegar hasta él, y ahí nos pusimos los neoprenos y empezamos a nadarlo comprobando lo fría que estaba el agua, sobre todo para los que no llevaban unos guantes adecuados para estos menesteres. Menos mal que los neoprenos eran de 5mm y no tuvimos mayor problema en pasarlo. Al final del Lago una cuerda y un escalón, también hecho con cuerda, nos permitió la subida de la pequeña pared de contención del Lago Verde que puede tener de 80 a 100 m de largo.

Seguimos la galería que nos lleva a una pequeña trepada a mano izquierda y luego por una continuación que en principio pensábamos nos llevaría al Lago del Brillo, pero no fue así: nos dejamos llevar por unas galerías que tenían unas buenas dimensiones y disfrutamos atravesando una serie de marmitones profundos y lagos que inundaban la galería por la que íbamos. Después de pasar uno de los lagos nos dimos cuenta que habían hecho un pequeño dique en el borde como contención del lago que se quedaba colgado en la galería.

Seguimos un pequeño descenso sin agua y después de unos metros volvemos a otro lago que nos lleva al final a un gran sifón que, según pudimos ver en la topo, podría tratarse del Sifón Negro. Lo cual nos hizo ver que recorrimos unas galerías que no nos llevaron al Lago del Brillo, si no que visitamos las galerías de los Lagos que llevan, como ya he dicho, al Sifón Negro.

Volvimos por el mismo camino por el que habíamos llegado, hasta la salida, en un total de 5 horas y media aprox.

(relato por Miguel)